Compartir un camino en vez de un flechazo

flechazo de amor_Joseph-Chan

Hoy prefiero mucho más la idea de compartir un camino con alguien a quien amas, en vez de sentir ese flechazo. Prefiero tener los ojos bien abiertos, sin que me los tape el cinismo o me los cierre el miedo, para buscar y ofrecer atributos que hasta ahora no me habían parecido especialmente importantes: la bondad, la compasión, la profundidad, la paciencia, etc.

James Rhodes, Instrumental

Hablamos y buscamos un amor, profundo, verdadero, real, aunque lo que de verdad nos encanta —confesémoslo, amigas—, es el flechazo, las “mariposas en el estómago”, la emoción del primer momento, del primer beso, la novedad. Romanticismo de libro. En estos tiempos de cambios constantes, vivimos para sentirnos forever como la primera vez. Sentir, emocionar, es el nuevo mantra universal —y no solo en las novelas de amor; en la política, en la cultura, en la publicidad, en la educación. Pero ese es otro tema—.

Jonkies de las emociones fuertes, de las pasiones intensas, eso es lo que somos.
Y sin embargo, qué poco nos dura el subidón.  Entre 200 y 350 páginitas, más o menos. Poco más de un día, para las más voraces.

Los cuentos —y las novelas románticas— saben que hay que terminar en el momento perfecto, justo antes de que se acabe la novedad:, en el: «Y vivieron felices y comieron perdices», chimpún. Una curiosa forma de resumir el resto de tu vida con otra persona, en el cual, parece que las perdices aportan su pequeña cuota nutritiva y sofisticada a la felicidad. Es cierto que algunas intentamos alargar ese final feliz un poquito más en el epílogo de nuestras novelas con el fin de extender la emoción a la rutina de la vida en pareja, ya menos novelesca pero tal vez más real. Tengo una amiga que siempre me dice que se le hacen cortos mis “y fueron felices” . Le gustaría que alargara ese momento dulce mucho más.

Así que cuando leí este párrafo de Instrumental, en el que James Rhodes reconoce que después de superar una juventud autodestructiva de adicción a las drogas, lo que más valora ahora son esas cualidades tal vez poco emocionantes pero tan importantes para la vida de pareja, fue como… vaya.

Me gustó leerlo. Me sonó muy auténtico. Una de esas verdades íntimas que sabes, pero que aparcas sin más. Y pensé que, a veces, esa búsqueda insaciable de emociones fuertes nos impiden valorar el logro de caminar juntos.

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Call me by your name o la nostalgia del primer amor

Call me by your name o nostalgia primer amor

Esta entrada ha estado a punto de quedarse en mi lista de borradores, arrinconada sine die. Call me by your name me hizo sentir tan incómoda que me costaba escribir algo de ella. Sin embargo, creo que ha sido precisamente esa incomodidad la que me ha empujado a averiguar qué hay ahí, más allá de la nostalgia de un primer amor de verano.

Por lo que he podido comprobar, Call me by your name (basada en el libro del mismo título de André Aciman, con guion de James Ivory) es una de esas películas que genera reacciones encontradas: o de indiferencia rayana en el bostezo o de entusiasmo desgarrado. A mí me dejó pegada al sillón un buen rato después de que terminara, sin saber muy bien qué pensar. O más bien, digiriendo cómo me había sentido durante las dos horas que dura la historia de amor entre Elio, un chico de diecisiete años, inteligente, precoz y dotado de una gran sensibilidad, y Oliver, el guapo y arrogante  universitario norteamericano que se instala con la familia de Elio en un pueblo perdido de la Toscana para avanzar en su doctorado sobre cultura grecorromana, durante el verano de 1983. Uno de esos veranos de despertar al primer amor y la sexualidad que después recuerdas toda tu vida.

La emoción más clara fue la de nostalgia por esos veranos “de pueblo” de mi infancia, la intensidad con la que vivíamos aquellas primeras emociones y sentimientos del primer amor que nos desbordaban, la ingenuidad mezclada de curiosidad por el mundo confuso y resbaladizo de la sexualidad, tan desconocido y oscuro para muchas de nosotras. El pudor, la vergüenza. 

Leer másCall me by your name o la nostalgia del primer amor

5 novelas de amor para el largo y tórrido verano

Verano. Calor. Descanso. Siestas. Tiempo. Para la familia, para tu pareja, para ti. En mi caso, mi mayor aspiración en vacaciones es poder reservarme mis ratos sagrados para leer novelas “de seguido”, sin interrupciones. Novelas de amor, entre otras.

Desde que escribo tengo la suerte de disponer de más tiempo para la lectura durante el año, pero las vacaciones siguen siendo el momento de parar, desconectar, recargar pilas y… leer por placer algunos títulos que he ido apuntando en estos últimos meses llenos de novedades. En cualquier caso, me gusta combinar géneros y autores. Tengo dos amigas que me suelen preguntar sugerencias para estos meses: una de ellas prefiere “novelones”, cuanto más largos y tochos, mejor; la otra, sin embargo, es más de novela romántica ligera, entretenida y sin demasiadas complicaciones, que suficiente “tiene con lo que tiene” en casa. Y ya sabéis que me encanta hablar de libros que me han gustado así que… aquí mi pequeña lista de recomendaciones para este verano:

 

Una pareja casi perfecta, Marian Keyes

Una pareja casi perfecta, de Marian Keyes

Para mí, Marian Keyes es un valor seguro. Me gusta casi todo lo que ha escrito (con alguna salvedad, como su anterior novela, que me pareció un poco floja). Aquí vuelve con una historia arriesgada porque su protagonista es una mujer de 44 años, madre de tres adolescentes, casada dos veces, a quien su marido le pide un “descanso”. Es el relato de una crisis matrimonial provocada por la rutina, la vorágine del día a día, deseos insatisfechos… pero Marian Keyes lo hace tan bien, con tanto acierto y maestría al describir sentimientos, pequeñas decepciones e incomunicaciones varias, lo hace tan auténtico, tan divertido, tan en su estilo de familias tipo “gabinete de los hermanos Marx” que no puedo sino admirar su talento, una vez más.
Por cierto, también se mete en el mundo de las redes sociales y los youtubers (el personaje de la hija mayor es total…), en el odio que generan y la irracionalidad de la gente, en los problemas de dependencia de los mayores, y le da un tirón de orejas a la sociedad irlandesa en la cuestión del aborto.
En librerías y en Amazon

 

Vida soñada de Emma, Teresa GuiradoLa vida soñada de Emma, de Teresa Guirado

Emma lleva un vida pequeña que discurre alrededor de sus dos hijos y su marido, un guapo y exitoso abogado, en cuyo bufete, además, ella trabaja. Muchos días, a Emma le cuesta levantarse por las mañanas y llega tarde a todo, y no se encuentra por ningún lado. El único momento que se permite para ella misma es su cita mensual con su amigo de toda la vida, Javi. Entonces sí, Emma reaparece de algún lugar escondido, se arregla y acude al encuentro con él. Y con eso le vale… hasta el día en que Javi le dice que debe marcharse lejos porque está enamorado de… ella. A partir de ese momento Emma deberá enfrentarse sola a su soledad y a esa vida soñada que nunca es lo que parece. Esta es la segunda novela de Teresa Guirado y la verdad es que me sorprendió el tono, la voz, la compleja sencillez con la que está contada esta historia llena de sentimiento y emociones tan femeninas. Muy recomendable.
En librerías y en Amazon.

Leer más5 novelas de amor para el largo y tórrido verano

Cómo ser autora autopublicada y disfrutar de la Feria del Libro de Madrid

Autopublicados en Feria Libro Madrid 2018

Este sábado 2 de junio nos reunimos un buen número de autores y autoras en el encuentro Autopublicados en la Feria del Libro de Madrid 2018, que celebramos en una explanada cercana. Había muchas ganas, sobre todo porque a esta fiesta de la lectura que es la feria, los autores autopublicados no estamos invitados, todo lo contrario: estamos vetados en la Feria de Madrid (que no en otras de otras ciudades). Nunca imaginé que la cultura y la lectura pudieran ser patrimonio de un grupo concreto, a pesar de que esta feria la pagamos todos y se celebra en un parque público. No quiero extenderme mucho más en esto, no merece la pena.

Lo cierto es que otra autora, Laura Sanz y yo, nos liamos la manta a la cabeza y decidimos organizar una reunión informal, abierta, positiva, propositiva, en el que además de tener nuestro huequecito propio en la feria donde encontrarnos con nuestros lectores y lectoras, pudiéramos conocernos entre nosotros, desvirtualizar nuestras relaciones facebookianas, y compartir experiencias y conocimiento sobre todo lo que rodea nuestro trabajo como escritores y escritoras.

Leer másCómo ser autora autopublicada y disfrutar de la Feria del Libro de Madrid

¿Para qué quiere una escritora de romántica un blog?

Escritoras de romántica

Hace un tiempo publiqué aquí un post con 10 de blogs de escritoras románticas, que no me resultaron tan fácil de encontrar. La mayoría tenían web, no blog, y muchas lo tenían poco actualizado.  Cuando decidí tener un blog y no una web estática, tenía claro que sería para lectoras y que debía centrarlo en novela romántica, el género en el que me muevo. Pero ¡ay! es que me interesan otras cosas, además de los romances. Y de vez en cuando me desvío del tema para hablar de escritura, feminismo y asuntos varios, no siempre amorosos.

Sé que las lectoras buscáis reseñas de romántica (los datos no engañan), pero para mi desgracia, nunca he pretendido tener un blog de reseñas (hay miles). Solo quería un espacio en el que compartir lecturas, reflexiones, cosas bonitas que veo aquí y allá, algún viaje… todo lo que pensaba que podía interesar a lectoras que, como yo, tienen mucha curiosidad, otras inquietudes.

Estas semanas estoy dándole vueltas a mi blog a raíz de un curso que estoy haciendo para mejorar mi visibilidad online con Ana González Duque. Un lujo, sí. Y un quebradero de cabeza, también. Esto de escarbar en lo que realmente quieres (como autora), pasarlo por el filtro de cómo eres (como persona) para descubrir cómo conseguir lo que pretendes (en plan profesional), es una tortura china.

Leer más¿Para qué quiere una escritora de romántica un blog?

El circo de las mariposas

Cartel de El circo de las mariposas
Me llegó hace tiempo.  Lo vi sola, lo vi con mis hijos, lo vi con amigos… y todavía hoy, me sigo emocionando al verlo. Quizá lo conozcáis, pero si no, os animo a sentaros y disfrutarlo. Es maravilloso.

El corto “El circo de las mariposas” trata sobre las limitaciones que nos ponemos nosotros mismos, sobre cómo nos influye la mirada de los demás en nuestra propia percepción, sobre la belleza que hay en todas nuestras imperfecciones, sobre la dignidad…

Leer másEl circo de las mariposas

Intercambios (microrrelatos #1)

Intercambio minirrelato

Se las arregló para cambiarme mi mochila negra estampada de flores tropicales, por la suya rosa de corazones. Nunca entendí que prefiriera mi Barbie veterinaria a su Barbie princesa, ni que se empeñara en que nos prestáramos la ropa como si fuéramos hermanas. Así fue cómo ella se hizo, al final, con mi sudadera verde.

Decía que nos lo teníamos que intercambiar todo; todo menos los novios. En eso, ella se las apañaba sola, mientras que yo…

Un día conocí a Nacho, en la biblioteca. No era guapo,  le quedaban marcas de acné en la cara y era delgaducho, pero tenía una sonrisa preciosa que asomaba tímidamente cada vez que se encontraban nuestras miradas. Un tiempo después me invitó al cine y a cenar en una hamburguesería de barrio. Nos besamos a oscuras en mi portal, eso fue otra noche.

Unas semanas después me dijo que estaba loco por mí y yo le confesé a mi amiga que también estaba loca por él, que era el chico más guapo y tierno del mundo. Ella se rio de mí: «Anda ya, no seas ñoña», me dijo.

Ayer Nacho rompió conmigo. Me dijo que lo perdonara, que no sabía cómo había ocurrido, que el amor era así de loco y se había enamorado de otra chica. La rabia y mis gritos se me desinflaron entre las lágrimas incontrolables, y lo único que acerté a decir era que me encantaba su mochila negra de flores tropicales y esa sudadera verde que llevaba anudada a la cintura, tan a juego.

(Dedicado a Miguel Ángel, por sus sabios consejos)

 

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

3 novelas románticas históricas recomendadas por 3 autoras

Esta semana tenía previsto publicar un post con mis tres reseñas habituales pero me ha pillado el toro. No me he podido terminar los tres libros que tenía para leer, así que le pedí a tres estupendas autoras de romántica histórica —Marisa Grey, Ivette Chardis y Ana Iturgaiz— si les apetecía contar esta semana en mi blog cuál es su novela preferida de este género y por qué.

Creo que ha sido todo un acierto: he descubierto tres títulos nuevos que solo por lo que cuentan ellas, me apetece muchísimo leer:

Portada de Susurros de Seda, Loretta ChaseSusurros de Seda, de Loretta Chase

Recomendación de Ivette Chardis, autora de El diamante azul.
Cuando me preguntan cuál es mi novela romántica histórica preferida, suele aparecerme en mente una gran lista, desde clásicos hasta la última obra de una escritora novel que me ha atrapado entre las páginas de su historia. Pero tal vez haya una que recuerdo con más cariño, y si tengo en cuenta que la guardo en un lugar especial de mi estantería, puede decirse, que sí, que es una de mis novelas románticas históricas favoritas: Susurros de sedade Loretta Chase. Uno de los atractivos de esta novela es que su historia transcurre durante la regencia, sin embargo, su protagonista femenina no es virgen, no es inocente, no necesita de un hombre para subsistir y tiene una hija. ¡Todo un escándalo!
Susurros de seda me atrajo precisamente por esa mezcla de cliché en el que parece encajar el protagonista masculino, el duque de Clevedon, y la inteligente Marcelline Noirot, que nada tiene que ver con una doncella en apuros.
Todo empieza cuando Marcelline quiere convertir su taller de costura en el más conocido de Londres y para ello se empeña en conseguir el mecenazgo de la futura duquesa de Clevedon. Eso atrae tanto a las mujeres a su taller como al propio Clevedon que desconfía de sus intenciones. A partir de ahí todo se precipita, el deseo, la desconfianza, las aventuras y la pasión. «El encanto del vestido perfecto ha de ser doble: que las mujeres mueran por ponérselo… y los hombres por quitárselo.» A la venta en Amazon.

Leer más3 novelas románticas históricas recomendadas por 3 autoras

¿Qué es ficción y qué es realidad en las novelas románticas históricas?

Lámina de La Moda Elegante, revista femenina española. Junio de 1883.

Hace unos días, una lectora me preguntó si el personaje de Güell en El Indiano era el de verdad, y si ciertos datos eran reales. Le dije que sí, que el Eusebi Güell que aparece en mi novela es el que años después se convertiría en el conde Güell y principal mecenas de Gaudí.

Güell también era hijo de indiano, y yerno de Antonio López, marqués de Comillas, puesto que estaba casado con su hija Isabel, y pasó algunos veranos en la villa, al igual que otros personajes que menciono (el arquitecto y amigo de Gaudí, Cristóbal Cascante; Claudio López, segundo marqués de Comillas, y su joven esposa María Gayón —de quien dicen que Alfonso XII se quedó prendado de su belleza—; el escritor José María Pereda y Emilia Pardo Bazán, entre otros). Explico la mención a algunos personajes y eventos en un apartado de aclaraciones  históricas al final de la novela pero, claro, mi lectora  aún no había llegado allí.

Eso me dio qué pensar: ¿puedo decir que El Indiano es realmente histórica? ¿Hasta qué punto? ¿De qué depende? ¿Hay algún límite entre lo que es realidad y ficción? No os voy a aburrir con una explicación larga, tranquilas. Según he leído en el espacio dedicado a novela histórica de la Biblioteca Nacional (muy recomendable, por cierto), «las novelas históricas son aquellas que siendo ficción, recrean un periodo histórico lejano y en las que forman parte de la acción personajes y eventos no ficticios».  A partir de ahí, el escritor/a tiene libertad de creación, puede permitirse ciertas licencias. Aquí entrarían, por ejemplo, los Episodios Nacionales de Galdós.

La idea de El Indiano surgió de una visita familiar a Comillas en la que me enamoré de “El Capricho”. Me intrigó mucho la historia de su primer propietario, un abogado culto y solterón, amante de la botánica y la música, que le encargó el proyecto de su residencia a un joven arquitecto bastante desconocido todavía, Antonio Gaudí, por recomendación del marqués de Comillas. A partir de ahí, comencé a investigar y documentarme.

Los datos relativos a esa época, así como algunos eventos y personajes son reales porque me interesaba mucho recrear ese momento, sus ideas, la sociedad y la cultura.  Sin embargo, los protagonistas principales y secundarios son inventados, así como las tramas concretas en las que están inmersos. Muchas de las novelas actuales de romance histórico —y las novelas históricas a secas, también— siguen este esquema que entremezcla realidad y ficción. Supongo  que porque al autor/a nos da bastante libertad para contar lo que queremos contar y hacerlo de una forma interesante para el lector/a.

Pero ¿cuáles son los principales problemas a los que se enfrenta un escritor/a al escribir una novela histórica? Mejor dicho, ¿a cuáles me he enfrentado yo?

Leer más¿Qué es ficción y qué es realidad en las novelas románticas históricas?