Por ti, por mí y por todas mis compañeras

Supervivientes del cáncer de mama
Imágenes de Costuras.org y Thescarsproject.org

El 3 de octubre terminé mi segunda novela (aún por revisar) sobre una joven superviviente de un cáncer de mama. No lo hice aposta, salió así de oportuno, en el mes mundial contra el cáncer de mama. Cuando se lo contaba a mis amigas, torcían un poco el gesto o ponían el grito en el cielo: ¿no podías elegir otro tema más agradable? Ay, pues creo que no. Todo depende de cómo se cuente ¿no? y hace tiempo que quería escribir esta historia, aunque reconozco que es un tema delicado para todas nosotras. Y sin embargo, es imprescindible recordarlo porque esa es la mejor prevención. Os lo puedo asegurar porque de esto sé un poco: soy hija y nieta de mastectomizadas así que probablemente me toque algún día.

(Después de leer y documentarme para la historia del libro, debo reconocer que admiro la valentía de mujeres como Angelina Jolie, que han optado por hacerse una mastectomía preventiva. Yo no creo que fuera capaz).

La cuestión es que es muy bueno que el cáncer de mama salga a la calle durante todo un mes, que se vista de rosa, que nos haga correr y tuitear, y compartir lazos rosas en Facebook y que nos solidaricemos con esos miles de mujeres que ya lo padecen, pero lo verdaderamente importante es que todo ese movimiento sirva para invertir más dinero en investigación para combatir la enfermedad y sus efectos secundarios. Desde que a mi madre y a mi abuela les hicieron la mastectomía radical hace veinte años, han avanzado mucho los tratamientos gracias a esa investigación. Por ejemplo:

  • Los tratamientos son cada vez más personalizados, tanto en los medicamentos suministrados como en las operaciones.
  • Salvo que el diagnóstico recomiende lo contrario, no te quitan todo el pecho.  Los médicos realizan muchas mastectomías parciales con técnicas cada vez más avanzadas y menos agresivas.
  • Existen medicamentos que están funcionando muy bien en determinados tipos de cáncer de mama, y con menos efectos secundarios.
  • La reconstrucción puede comenzar desde el mismo momento de la operación de mastectomía.
  • Ahora nos podemos hacer un estudio genético para conocer la probabilidad que tenemos de padecer cáncer si tenemos antecedentes familiares.

La suma de todo esto más otros avances médicos han hecho que hoy en día un 85% de las mujeres que lo sufren sobrevivan a la enfermedad.
Así que… no nos olvidemos de tocarnos y hacernos todas las revisiones necesarias pero al mismo tiempo, hagamos mucho ruido para que la investigación siga avanzando tanto, que llegue un día en que no tengamos que ver imágenes como las que abren este post.

Comenta, comenta