Mis relatos

Siempre nos quedará Facebook

Muchos días se sentía una escoba al azuzar el paso adormilado de sus hijos por el pasillo.Cada mañana se levantaban aletargados, sin energía, y ella repetía la misma cantinela de siempre: ¡esta noche os voy a meter en la cama a las nueve de la noche! ¡Así no habrá cansancio que valga!

En cuanto se cerró la puerta de la calle detrás de sus mochilas, la casa se quedó detenida en un silencio súbito, como si la hubieran sellado al vacío. El único ruido que oyó a lo lejos fue el repiqueteo del agua en el baño. Javier se estaba duchando.

Sigue leyendo

Cruzarnos de nuevo

Esa mañana vi amanecer en el aeropuerto. Lo recuerdo bien, aquel cielo degradado en lila que capté con mi móvil. Pero cuando me bajé del taxi con mi maleta a cuestas, todavía era de noche en Madrid, y la Terminal 4 parecía una estación espacial en la que nos deslizábamos somnolientos –y trajeados, eso sí–, por pasillos interminables mirando al infinito. El infinito, muchas veces, adopta formas extrañas ante nuestros ojos: complicadas gráficas, objetivos que cumplir, una lista de aspiraciones truncadas o las curvas de un cuerpo amado abandonado entre las sábanas. Nunca se sabe, realmente. Los aeropuertos tienen eso; provocan en nosotros un cosquilleo de desasosiego incómodo; una incertidumbre extraña.

Sigue leyendo

La mejor noche_relato

La mejor noche

Padre gritó que saltara, que él me cogería. Pero yo ya no era tan pequeño y alrededor estaba oscuro.
Antes, si me ponía de puntillas y levantaba los brazos le llegaba a mi padre por los hombros. Y si saltaba con todas mis fuerzas, le podía tocar hasta la nariz, pero él se apartaba y me cogía como un saco de patatas sobre sus hombros. Decía que antes de que me diera cuenta, yo sería tan alto o más que él. Y que llegaría un día en que él se haría pequeñito a mi lado y no querría escuchar sus consejos de viejo.

 Sigue leyendo